¿Qué es Patchwork?

Definición y origen

Para poder hacer una perfecta definición de Patchwork, tenemos que echar la vista unos cuantos años atrás. En sus comienzos, se basaba en unir ciertas piezas de tela, para formar una sola. También se solía usar esta técnica para poder hacer ciertos remiendos en los tejidos, a modo de parche, y poder seguir usándolos. Aunque éste fue su comienzo, es cierto que poco a poco, la finalidad de la técnica se fue perfeccionando. Tanto es así que lo que comenzó como un remiendo, se llegó a convertir en una de las grandes técnicas decorativas.

El término Patchwork es la unión de dos palabras con procedencia inglesa: Patch+Work (parche y trabajo). Como seguro sabréis se trata de una técnica textil, o forma de costura, que va uniendo diferentes tipos de telas y en colores muy variados.

Lo cierto es que no se le puede poner una fecha de nacimiento al Patchwork. Se trata de una técnica realmente antigua. Tanto es así que una de ellas fue encontrada en Egipto, en la tumba de una reina y en el año 980 a.c. También en los siglos V y VI a.c. se encontró una silla de montar con este acabado. Mientras que en el I a.c. fue una alfombra la que incorporaba un acabado acolchado y con dibujos así como pespuntes.

El desarrollo del Patchwork

Poco a poco esta técnica se fue empleando en diversos lugares del mundo. El Norte de África, Siria o la India fueron algunos de los pioneros. Hasta que llegó a Europa, un poco más tarde que en los que hemos mencionado, hacia el siglo XI. Cuando comenzó a trabajarse en Europa tenía un fin muy claro: el decorativo.

Aunque las aplicaciones del acolchado sí se usaban ya en Europa, parece que la llegada del Patchwork dio un gran giro, porque todos se quedaban admirando la gran belleza del mismo. No solo era idóneo para la ropa de cama, sino también para ciertos tapices así como banderas. En el siglo XIII se fue desarrollando una variedad del acolchado en Italia. Se le llamó el ‘acolchado trapunto’. No es otro que dos capas de tela con las que se hacen dibujos en forma de bastilla. Hay que señalar la importancia del acolchado, ya que se usaba como un tipo de protección. Los soldados se llegaron a proteger gracias a dichos acolchados.

Hoy en día es una de las técnicas más usadas a la hora de hacer ropa de cama. Tanto los edredones como las colchas. Aunque también sabemos que no se queda ahí. La imaginación y los recursos han hecho que también veamos bolsos de este tipo, cojines y prendas de moda. Porque tanto el Patchwork como el acolchado son técnicas muy relacionadas, que pueden ir unidas.

¿Qué necesitas para hacer Patchwork en casa?

Material para hacer patchwork en casa

En ocasiones pensamos que puede ser complicado el iniciarse en esta técnica. Pero nada más lejos de la realidad. Ya que además de dejarte llevar por la imaginación, podrás crear tus propios bolsos así como colchas, etc. Recuerda que al estar formadas de pequeños retales o piezas de tela, siempre es una manera idónea para poder reciclar. ¿Quieres saber lo que necesitas para comenzar?:

  • Base o tabla de corte: Es una superficie que evita que rayes tu mesa. Lo que se puede definir como un protector, que además, contiene medidas tanto en pulgadas como en centímetros. Eso sí, siempre dependerá de la que elijas.
  • Cúter para telas: Aunque creas que las tijeras son básicas, en este caso no tanto. Lo mejor es optar por unos cortes más limpios y precisos que nos los dejarán los cúters. Eso sí, son especiales para este trabajo. Cuentan con una pieza redonda  y giratoria que se irá desplazando por la tela, evitando que ésta se deshilache.
  • Regla: Sin duda, un elemento básico a la hora de tener que cortar las telas. Intenta que sean anchas y rígidas para que nos duren mucho más.
  • Máquina de coser: Para poder hacer el trabajo más limpio y con un mejor acabado, la máquina de coser es la mejor aliada. Un poco más abajo tendrás una selección de los mejores modelos de máquinas de coser para patchwork y quilt.
  • Plancha: Una plancha también asegura un acabado perfecto. Cada costura que realices, necesitará un planchado.
  • Las telas elegidas: Siempre es mejor asegurarse en elegir buenas prendas para que nuestro trabajo también tenga un mejor resultado. En este caso, las telas de calidad son necesarias. Tanto la seda como el lino o la lana y franela son perfectas, así como las de 100% algodón.
  • Agujas, alfileres y dedal: Cuando tenemos un trabajo de costura a la vista, son imprescindibles.
  • Papel y lápiz: El papel lo necesitaremos para realizar los patrones. Los lápices pueden ser en color blanco y negro.
  • Cinta métrica e hilo: El hilo lo vamos a usar de algodón. Tanto en tonos beige como en los básicos negro o blanco, ya que son las tonalidades más demandadas.

Las mejores máquinas de coser para Patchwork 

Máquinas Características Precio
Singer Starlet 6699

Singer Starlet 6699

-100 programas de puntadas
-12 posiciones
-6 ojales automáticos de un paso
249,00 €
Comprar AHORANota: 9/10
Singer Patchwork 7285Q

Singer Patchwork 7285Q

-98 puntadas
-13 posiciones
-6 ojales de un paso
339,00 €
Comprar AHORANota: 8/10
Brother CX70PE

Brother CX 70PE

-70 puntadas
-12 posiciones
-7 ojales automáticos de un paso
249,99 €
Comprar AHORANota: 9/10
Alfa Zart 01

Alfa Zart 01

-404 puntadas
-12 posiciones
-Ojal automático un paso
550,00 €
Comprar AHORANota: 7/10
Bernina Bernette Sew & GO 8

Bernina Bernette SEW&Go8

-197 puntadas
-15 posiciones
-7 ojales en un paso
348,99 €
Comprar AHORANota: 9/10

Singer Starlet 6699

Singer Starlet 6699

Esta máquina de coser tiene unas dimensiones de 46 cm de longitud, 27cm de ancho y 37 de alto. Cuenta con un total de 100 puntadas, de las que unas 76 son decorativas, 9 básicas y 8 flexibles.

Su enhebrador es de tipo automático, al igual que la selección de puntada. Hablando de ellas, hay que mencionar que pueden alcanzar los 6,5 mm de ancho. Además, cuenta con luz LED y botón de retroceso.

Singer Patchwork 7285Q

Singer Patchwork 7285Q

En este caso nos encontramos con otra máquina Singer. Cuenta con 98 tipos de puntadas, entre las cuales 15 serán para acolchados, 8 para telas elásticas y 61 decorativas. Además tiene 13 posiciones de la aguja.

El ancho de la puntada puede llegar a los 7 mm. Sus dimensiones son de 34cmx44cmx35. Se trata de una máquina electrónica, con la que obtendrás unos resultados profesionales en la técnica del Patchwork.

No nos olvidamos de su función de doble aguja y además, para los tejidos más gruesos puedes cambiar entre dos alturas de prensatelas.

Brother CX70PE

Brother CX70PE

Un nuevo modelo de máquina de coser electrónica. Destinada para hacer Patchwork y quilting, con la que conseguirás un resultado profesional. La puedes usar tanto tengas o no nociones en el mundo de la costura.

No necesitas pedal para su uso. Cuenta con 7 estilos de ojales, enhebrador automático, luz LED y botón de marcha atrás. La longitud de la puntada puede llegar a los 5mm, mientras la anchura de la misma a los 7mm. Su velocidad es de 850 puntadas por minuto. Con 6 dientes de arrastre y doble altura del prensatelas.

Alfa Zart 01

Alfa Zart 01

Además de las 404 puntadas y con memoria, esta máquina también tiene 18 puntadas de Patchwork. Es fácil y cómoda a la hora de ser manejada. Perfecta para hacer todas las labores que imaginas. Cuenta con pantalla LCD y brazo libre.

Además, tiene 2 alfabetos con símbolos, doble altura de prensatelas, enhebrador automático y control de velocidad de puntada.

Bernina Bernette

Bernina Bernette Sew & GO 8

Otra de las máquinas eléctricas y perfecta tanto para acolchado como Patchwork. Se trata de uno de los modelos más completos que puedes encontrar. Enhebrador automático, brazo libre y potente sistema de arranque.

Pero es que además, cuenta con 15 posiciones de aguja y 197 puntadas diferentes. Para poder crear diferentes estilos, tiene funciones de memoria. Así, podremos guardar las mejores creaciones.

Cómo hacer Patchwork

Hay que mencionar que son varias las técnicas que tenemos disponibles para hacer Patchwork. Iremos viendo poco a poco las más comunes. Pero para comenzar y a grandes rasgos debemos buscar trozos de tela, con los que vamos a trabajar. Lo ideal es cortarlos, a todos ellos de la misma manera. Es decir, en forma cuadrada o hexagonal, por ejemplo.

Cuando tengas pensada la forma que les vas a dar y antes de cortar, ten en cuenta que debes dejar un medio centímetro más de cada lado. Porque nos servirá para coser los trozos de tela. Una vez hecho este paso, uniremos los trozos como más nos guste. Primero con alfileres y luego, los coseremos para obtener el resultado final esperado.

Cómo hacer Patchwork sin aguja

Cada vez más, la técnica del Patchwork sin aguja, se está convirtiendo en la gran favorita. Más que nada porque su gran sencillez. Podrás ponerla en práctica cuando el diseño sea un tanto elaborado. Por ejemplo, para hacer cuadros Patchwork. A esta técnica también se le denomina como ‘Falso Patchwork’, porque no necesita ni agujas ni tampoco hilo.

Para comenzar, necesitarás telas de diferentes colores, cartón o bien una base de poliestireno. Además de un cutter y pegamento o pistola de silicona.

La técnica es de lo más sencilla, como te hemos comentado anteriormente. Primero, debes pasar el diseño elegido a la superficie. Es decir, al cartón o a la base poliestireno que hayas comprado. Luego, recortarás el patrón que va formando el diseño o dibujo. Cada patrón lo colocaremos sobre la tela y la recortaremos, pero teniendo en cuenta que siempre debemos dejar unos milímetros como margen.

Iremos colocando los trozos de tela para cubrir y rellenar nuestro diseño. Los fijaremos con el pegamento y listo.

¿Qué telas elegir para el Patchwork sin agujas?

Es cierto que en este caso, también son perfectas las telas de algodón. Pero también puedes optar por la seda. Aunque en este caso, hay que tener mucha precisión ya que se resbala bastante. Con el lino sí que vas a conseguir que tus cuadros o tus obras en general tengan un aspecto más profesional. Si no dominas mucho esta técnica, quédate con las telas mencionadas. Pero si ya eres un poco experto también podrás trabajar con los tejidos sintéticos. Son un tanto más complicadas, pero no imposibles.

Aplicaciones Patchwork

Colchas

Colcha de Patchwork

Una forma perfecta de cubrir tu cama. Además contar con una larga tradición, aportará un estilo personal y muy favorecedor a cada dormitorio. Por un lado, las de cama de matrimonio siempre se combinarán con los colores de la habitación.

Las tonalidades pastel y los estampados florales son de los más elegidos para añadir el toque más cálido. Este tipo de colchas añadirán también un estilo decorativo con pinceladas vintage y retro. Por otro lado, nos encontramos con las colchas infantiles, donde los colores más llamativos y los dibujos serán protagonistas en las habitaciones de los más pequeños.

Bolsos

Otra de las grandes ideas de esta técnica es verla reflejada en los bolsos. Sin duda, también pueden ser de lo más creativos. Formados por trozos de tela coloridos y estampados, serán perfectos para cubrir un tipo de bolso shopper, o bien una bolsa para llevar a la compra.

Cojines

Cojines Patchwork

Los usamos tanto para el salón como para los dormitorios. No solo con una función específica a la hora del descanso, sino también como detalle decorativo. De ahí que la técnica del Patchwork también nos ayude a ello. Solamente necesitarás el relleno y crear la funda de tu cojín. Podrás combinar colores así como estampados y hacerlos de diferentes tamaños. ¡Decora tu casa con ellos!.

Sillones

Sillón de patchwork

Tanto sillas, como divanes como sillones individuales pueden estar decorados con esta técnica. Con ligera inspiración vintage y nórdica, se juntan dos grandes ideas para poder  decorar los interiores de nuestro hogar. ¡Porque te mereces un descanso sobre una obra de arte!.

Patrones

Patrón para Patchwork

Como bien sabemos, gracias a los patrones de Patchwork podremos elaborar un sinfín de ideas. Son la base de cada una de ellas, es decir, los dibujos que nos inspirarán durante todo el proceso. Desde figuras hasta muñecos o instrumentos y un variado etc.